Se podría decir que hoy en día recibir los pedidos en casa es un método que está en peligro de extinción y que además requiere de una valentía asombrosa; pues los intrépidos que lo practican, pueden sufrir graves daños al verse obligados a estar encerrados...